Comprar un auto: ¿inversión o gasto?

Se necesitan destinar a su mantenimiento hasta $ 7500 mensuales; así dejó de ser un refugio para el ahorro y se convirtió en un peso más para el bolsillo. Las opciones alternativas de inversión. El impacto en la cadena productiva y en el mercado automotor.

Hace unos años fue tomado como una opción válida de inversión o, al menos, de protección del ahorro, ante la imposibilidad de acceder a una alternativa para conservar el valor adquisitivo de una castigada moneda nacional. Pero ya no. Es más, ahora se transformó en un alto costo difícil de mantener para alguien que, además, no ve su salario aumentar al ritmo de la inflación. Se trata del auto, un bien que cada vez resulta más pesado para el bolsillo de los argentinos.

“Lo que en algún momento fue un refugio para el ahorro de la clase media argentina, vinculado a una posibilidad de inversión, frente a la falta de acceso a otro tipo de herramientas, como acceso al dólar o crédito a la vivienda, hoy, ante el deterioro de su poder adquisitivo, se está haciendo cuesta arriba el pago de la cuota del crédito automotor obtenido y aún más el gasto mensual de mantenimiento del vehículo”, explica Damián Di Pace, director de Focus Market.

El economista Miguel Ángel Boggiano, fundador del portal cartafinanciera.com, opina que el auto como herramienta de inversión tiene sentido si se lo piensa vender en el futuro a un precio más caro. Pero cualquier auto OKM, apenas se lo saca de la concesionaria vale 20% menos. Boggiano dice que el auto como inversión tuvo un sentido cuando había una diferencia significativa entre el dólar oficial y el paralelo, pero ahora que no está más esa brecha ya no conviene. “Al compararlo con otros activos se ve claro que el auto tiene un interés negativo, mientras que un bono o un plazo fijo tienen un interés positivo”, añade.

Un ejercicio interesante es ver cómo se puede hacer rendir ese mismo capital ($ 230.000) en una inversión sustituta. “Con ese capital invertido en el auto, hoy la renta que se puede obtener, por ejemplo, con unas letras del Banco Central (Lebac), al 38% anual, pagan parte del transporte en taxi y mantienen el capital de este inversor. Esto deja $ 87.400 en el año, sin pago de comisión al banco y sin gastos administrativos de la operación (serían $ 7283)”, detalla Di Pace. Si el año pasado hubiese comprado oro en lugar de un auto, su capital habría crecido un 20%. Y si lo hubiese invertido en un pozo de construcción inmobiliaria habría obtenido un 15% de rentabilidad en dólares.

También aparece como ventajosa desde el punto de vista del bolsillo la posibilidad de moverse en taxi hasta el trabajo. En este caso, el gasto en la misma cantidad de días hábiles laborables es sólo un 20% superior al costo de mantenimiento del vehículo ($ 9980), pero sin hacer el desembolso de $ 230.000 para comprar el auto, suma que se puede invertir, como se vio, en otras alternativas. Según Focus Market, la comparación con el uso del servicio de taxi fue hecha sobre el mismo tramo de recorrido diario con una proyección de 20 días hábiles mensuales.

La cuenta no pasa inadvertida para los argentinos, que han bajado la demanda de autos en los últimos años. Según surge de un informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), en 2013 se patentaron 956.630 unidades; en 2014, 687.164, y en 2015, 644.012. Desde el inicio de la cadena, la producción de automóviles también muestra el pulso de lo que sucede con el sector, luego de que los argentinos tomaron nota de lo caro que es mantener un auto. En efecto, mientras que en 2014 se fabricaron 363.711 autos, en 2015, 308.756, un 15,1% menos, aunque en esta baja no sólo influye la menor demanda local sino también la caída en las exportaciones argentinas al mercado brasileño.

Fuente: Diario La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>