La encrucijada de la industria automotor

Pese al cambio de ciclo político en Argentina, que genera expectativas positivas, la coyuntura regional es crítica y hay riesgos ciertos de que sus efectos nocivos se perpetúen en el largo plazo.

El cambio de ciclo político renueva las expectativas en el sector 
automotriz. Pero la coyuntura regional es crítica y hay riesgos ciertos de que sus efectos nocivos se perpetúen en el largo plazo. La premisa provoca insomnio en los principales actores de la industria que descuentan que el mercado interno demorará en reactivarse por lo menos hasta el año próximo y que señalan a Brasil como el principal responsable de la vigilia. El avanzado trámite de 
 impeachment contra Dilma Rousseff, las dudas sobre su continuidad, el potencial recambio y una estimación de caída del 3,9 en el PIB brasileño de 2016 mantiene en alerta a las automotrices.

Esta situación tiene impacto directo en 
Argentina. Brasil es el principal destino de nuestras ventas al exterior, en particular de productos industriales 
–segmento en el que absorbe casi la mitad de los envíos domésticos–, por lo que el retraimiento de su demanda significa menos actividad para sectores que ya vienen golpeados, y por consiguiente, mayores riesgos sobre el empleo. No quedan dudas de que el problema central es la demanda externa. Las exportaciones a Brasil se redujeron a niveles que no se registraban desde hace una década y la crisis no halla su piso. Además, pese al ajuste cambiario, la coyuntura regional complica la capacidad competitiva de la industria argentina con salarios e insumos que, pese a la devaluación, se mantienen por encima de Brasil.

En el plano local, el gobierno adoptó medidas que apuntan a normalizar el escenario. Regularizó el acceso a las divisas (eliminando el cepo), normalizó el impuesto interno y se eliminaron los derechos de exportación mejorando directamente el escenario de la actividad. Además, durante la última semana se retomaron las negociaciones comerciales con Brasil y comenzaron las gestiones para acceder a nuevos mercados. Pero aún está pendiente el cierre de las paritarias con la mayoría de los gremios, que se logre desacelerar la inflación y ver qué sucede con las tasas de interés. Hoy la demanda está condicionada por salarios viejos, precios nuevos y tasas muy atractivas que desalientan el consumo.

Sin demoras, la industria debe 
reconfigurarse ante el nuevo tablero. Para el sector, ya no serán épocas de un millón de unidades producidas por año, ni de la fabricación de autos de menor tamaño. Hoy la industria se replantea su modelo productivo para adaptarlo a un contexto más complejo, con un mercado externo en retracción y un mercado local que va a aplazar una recuperación significativa.

Así, varias firmas anunciaron inversiones y lanzamientos de modelos atentas a posicionarse para un 2017 en crecimiento en el que patentarían 680 mil unidades y con una tendencia en alza que en 2020 se traduciría en más de 800 mil unidades. Esas compañías apuntan a la recuperación del mercado regional, a optimizar su competitividad para insertarse, a trabajar junto a sus proveedores para mejorar su respuesta, a modernizar su tecnología y sobre todo, apuestan al éxito de los proyectos anunciados. Además, hay expectativas en el sector con posibles medidas que analiza el Gobierno para resguardar la actividad con incentivos al mercado interno, así como también una iniciativa que prevea incentivos fiscales para motorizar la compra de componentes locales y desalentar una migración de la localización de componentes.

No hay dudas de que, tarde o temprano, Brasil superará su crisis, encausará su economía y volverá a crecer. Pero en Argentina, la industria y el sector público deben trabajar con sinergia para lograr un desarrollo competitivo, con nuevas reglas de juego que respondan a las demandas de un mercado local más exigente, y que desafíe a la competencia en otros países de Latinoamérica.

Fuente: Diario La Voz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>