El sector empresarial no cumple con el pacto antidespidos de Macri

En Fiat y Volkswagen se abrieron retiros voluntarios y numerosos trabajadores se sumaron a esa alternativa. Además, continúan las suspensiones rotativas. En el sector empresarial relativizan la validez del acuerdo.

Por la caída de la demanda en Brasil, la planta Volkswagen, ubicada en la ciudad de Córdoba, informó que mantendrá las suspensiones de 300 operarios durante los días viernes hasta diciembre próximo. Las suspensiones en la planta MQ-200 arrancaron en marzo y durante ese día los trabajadores afiliados al Smata perciben el 75% de los salarios caídos. En tanto, la planta MQ-250 que exporta a México, países europeos y Sudáfrica continúa con su actividad normal. El vocero del Smata, Leonardo Almada, expresó su preocupación por las suspensiones y evaluó que la crisis en el sector automotor se prolongará hasta bien entrado el 2017.

A prinicipios de mayo, el presidente Mauricio Macri firmó un acuerdo con el empresariado para que sostengan el empleo por el próximo trimestre. Automotrices, siderúrgicas, alimenticias, electrónicas, telefónicas y agroindustriales se sumaron al pacto. Los despidos del sector privado se localizan en esos rubros. Sin embargo, a menos de un mes de concretado, el compromiso no se cumple. Por caso, en Fiat, una de las empresas firmantes se abrieron retiros voluntarios y ya numerosos trabajadores se sumaron a esa alternativa laboral.  Además, continúa con suspensiones rotativas entre dos y tres días a la semana.

Pese a la formalidad del acuerdo firmado con el Gobierno, los hombres de negocios reconocieron que el propósito de la ceremonia no tenía tanto que ver con la defensa del empleo como con darle un espaldarazo al Gobierno. ”Es una desprolijidad total, es un documento que no tiene validez legal si una empresa quiere echar gente y que en realidad fue firmado como un acto simbólico para que (Macri) se sienta respaldado a vetar la ley (antidespidos)”, dijo a este medio un empresario del G6 que en su momento estuvo en la primera fila del Salón Blanco.

“No cambia nada” fue la frase más escuchada entre los empresarios que se animaron a romper el protocolo. Así se refirieron al “Compromiso por el empleo”, una hoja simple faz sin membrete ni sello oficial en la que los firmantes prometen “no reducir sus planteles de empleados durante al menos 90 días”. En la Unión Industria Argentina (UIA) admitieron que la iniciativa “es una forma de hacer algo”, pero advirtieron que el documento girado a último momento por el Ministerio de Producción llegó con una demora de tres meses. “Quizás el Gobierno no tiene mucho feeling para el manejo político”, disparó un industrial consultado por iProfesional.

“Elípticamente se habla de “no reducir planteles” lo cual implica que se les permite a las firmas despedir un trabajador y reemplazarlo por otro en peores condiciones aprovechando la extorsión que sobre el trabajador supone un contexto recesivo. Es decir, posibilita flexibilizar y reducir costos laborales“, dijo el diputado Claudio Lozano. 

Fuente: iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>