Mauricio Macri y los desafíos del sector automotriz

El Presidente electo deberá enfrentar grandes desafíos en el sector. Las 11 terminales reclaman medidas urgentes para seguir proyectando en el corto plazo. ¿Usará su experiencia como empresario para tomar decisiones?

macri 2

Mauricio Macri es el nuevo presidente de los Argentinos. Con poco más del 51% de los votos le ganó el balotaje a Daniel Scioli, un triunfo ajustado pero suficiente para “hacer posible lo imposible”, como definió el líder de Cambiemos.

Los desafíos que deberá enfrentar a partir del 10 de diciembre incluyen varios frentes que requieren de decisiones rápidas y acertadas para garantizar el  futuro de esos sectores, entre ellos el automotriz. La situación que atraviesa la industria depende del minuto a minuto, a punto de cerrar el año con nuevas caídas en las ventas, producción y exportación.

Su pasado en Sevel

Macri no es un novato en la materia. En 1992 fue vicepresidente de Sevel -Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica-  una joint-venture creada por el grupo automovilístico italiano Fiat S.p.A. y por el francés Grupo PSA para la fabricación y comercialización de vehículos en Latinoamérica. Se había fundado en 1980 y se mantuvo activa hasta 1996. Allí hizo sus primeros pasos como empresario del sector junto a su padre, Franco Macri.

La experiencia llegó poco después de haber vivido uno de los momentos que más lo marcó y cambió su destino: un secuestro de 14 días, donde no vio la luz y estuvo al borde de la muerte. Según Macri, ese caso fue su paso a la libertad, a la necesidad de elegir su propio camino. Tardó poco tiempo en demostrar que llegaría el cambio. Los primeros años los dedicó al trabajo en Sevel, pero en 1995 fue elegido presidente de Boca Juniors, la primera experiencia como un dirigente más “popular”, un trampolín al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del cual se despide en estos días. En la última década volvió a estar ligado al mundo automotriz cuando en 2010, su padre, le cedió las acciones del grupo Chery-Socma, el cual vende autos chinos en Latinoamérica. Con un rol menos activo, Mauricio estuvo otra vez en el mundo de los autos.

Los desafíos que plantea el sector

Su nuevo rol como Presidente lo encuentra en una situación compleja de la industria, donde se necesitan resoluciones que le den previsibilidad, tal como reclaman los dirigentes de las principales compañías. La primera medida será en base al cupo de dólares que el Gobierno habilita al sector. En la última semana las automotrices sufrieron un nuevo recorte de divisas y eso compromete más el futuro del sector. Las compañías necesitan más dólares tanto para importar partes y fabricar a nivel local como para importar autos, los cuales tiene cada vez un ingreso más acotado.

Hasta el momento la única definición que se conoce es que “una vez Argentina se ordene, habrá un solo tipo de cambio para el país”, según explicó en la conferencia de prensa el Presidente electo.  La medida estaría atada a una normalización en la venta de divisas. “El cepo al dólar es un error”, aseguró Macri como primera señal. Otra decisión que espera el sector es en cuanto al decreto interno, que vence el 31 de diciembre. Si no se retoca, el mismo volvería a su estado inicial, con las bases de enero de 2014.

Los empresarios, lejos de pretender que se elimine porque saben que eso no va a ocurrir, reclaman que se quite la base fija a partir de la cual se impone el tributo y se establezca un impuesto progresivo, es decir, que la base se vaya retocando gradualmente a fin de que no queden cada vez más modelos atrapados en la medida. Actualmente el impuesto se aplica a partir de los autos con un valor de $275.000, para el cual el gravamen es de 43% efectivo; mientras que superado los $330.000, se incrementa un 100 por ciento.

Por último, la decisión más urgente es sobre las DJAI, las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación que hacen que miles de autos permanezcas varados en el puerto hasta que habilitan su entrada al país. El principal reclamo es que se elimine la medida, pero no hubo señales al respecto.

Entre la cautela y el optimismo

Puertas adentro, en el sector hay buenas expectativas. Si bien siempre fueron cautelosos, los principales dirigentes están confiados en que Macri tomará medidas más amigables que si ganaba Daniel Scioli, al cual se lo veía como la continuidad.

Públicamente, quien dejó trascender su afinidad fue Cristiano Rattazzi, de Fiat, quien fue fiscal por Cambiemos en una escuela de La Matanza. Sin embargo en off son muchos los que se manifiestan más tranquilos y aliviados y esperan que empiece una época donde se termine la confrontación, ya que las reuniones que tenían con Industria eran un “dolor de cabeza”.

Fuente: Autos iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>