#LaFuerzaDelInterior

La recuperación del sector agrícola ha sido la clave para sostener un primer semestre positivo para la industria automotriz. Las “chatas” ya son el segmento más dinámico del parque automotor nacional, y la Toyota Hilux va en camino a batir todos los records de ventas.

Las pick-ups son las grandes animadoras del negocio automotriz en este 2016. En mayo, por caso, experimentaron una suba cercana al 25% frente a igual mes de 2015. Los números de mayo habían sido más que positivos para la industria automotriz. Ese mes se comercializaron cerca de 59.000 vehículos, lo que implicó un salto del 23%, constituyéndose en el mayor crecimiento interanual de los últimos períodos.

La recuperación del sector agrícola es una de las principales variables a tener en cuenta para explicar tal repunte. De la mano de una mejora del tipo de cambio real efectivo del 45% -luego de la devaluación y de la modificación del régimen de retenciones- el sector se ha beneficiado por una mayor rentabilidad. Esto, apalancado además por un precio de la soja que se disparó un 30% en los últimos meses. Todo esto redunda en la demanda de más cosechadoras, tractores, sembradoras y también de “chatas”. También, una buena coyuntura impulsa la demanda de servicios, que van desde el reclutamiento de ingenieros agrónomos hasta la contratación de más fletes. Como parte de este círculo virtuoso, las épocas de bonanza del campo suelen coincidir con:

- Un flujo de inversiones que se canaliza al sector inmobiliario.

- Un fuerte incremento en las compras de pick-ups, una de las herramientas principales de los productores.

Si bien el agro viene atravesando una situación difícil por las complicaciones climáticas, el combo que conjugó quita totales o bajas de retenciones y devaluación implicó una mejora concreta respecto de la situación que el sector transitaba hasta el año pasado. De hecho, según cálculos del IERAL, para el núcleo del complejo agrícola y contemplando los cultivos de soja, trigo, maíz y girasol, el tipo de cambio real efectivo mejoró entre 40% y 45% en términos anuales. Es decir, “casi 20 puntos más que el promedio de la economía”. Con este marco positivo de fondo, las manufacturas agropecuarias exportadas crecieron casi 45% desde enero. Como consecuencia de esto, las ventas de cosechadoras subieron 20%,  las de sembradoras treparon casi 30% y las de las pick-ups no fueron la excepción. 

En este contexto, no es casual que poco tiempo atrás el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, en la “lista” de buenas noticias económicas, haya sacado a relucir la relación directa entre el campo y el mayor patentamiento de camionetas. Con el hashtag #LaFuerzaDelInterior, el funcionario utilizó su cuenta de Twitter para remarcar que “las ventas de pick-ups, importante herramienta de trabajo para muchos argentinos”, experimentaron una suba del 9% en los últimos cuatro meses. “Detrás de cada ´chata´, más empleo”, tuiteó, dando cuenta de que Córdoba, Jujuy, Salta y San Luis son las provincias con más empuje.

El segmento de las pick-ups se convirtió en el de mayor crecimiento en el mercado local, con una tasa que casi duplica a la de los automóviles. Si bien la tendencia viene desde 2012, esta categoría se potenció en los últimos meses, de la mano de la paulatina recuperación del agro. Según datos de ACARA, entre enero y abril las “chatas” acumularon un repunte del 8,5%, frente al 5% de incremento que experimentaron los autos y un desplome del 17% en el rubro camiones. “Cuando el campo anda bien, tanto las camionetas como las propiedades se benefician de esta recuperación”, explicó el directivo de una automotriz.

La Argentina se ha convertido en un jugador de peso en esta categoría a nivel mundial. El año pasado, Nissan, Mercedes Benz y Renault anunciaron que habían elegido este país para desarrollar tres tipos de “chatas”, compartiendo la misma plataforma pero diferenciándose en las carrocerías. A partir de esta inversión de más de u$s600 millones, en 2018 llegarán al mercado tres modelos nuevos que elevarán el nivel de producción y colocarán a la Argentina como el sexto fabricante de pick-ups a nivel global.

La mejor coyuntura para el agro, sumado a la paulatina diversificación de la oferta, están permitiendo que el segmento se acerque nuevamente a su nivel récord, que se marcó en un atípico 2013, cuando muchos compradores adelantaron operaciones y se llegaron a vender casi 76.000 unidades. Tras un fuerte bajón en 2014, ya al año siguiente se notó un importante rebote. Y en este 2016 la tendencia positiva se mantiene muy firme. De hecho, sólo en el primer cuatrimestre ya se patentaron cerca de 25.000 camionetas, lo que permite proyectar una nueva marca histórica hasta diciembre.

Fuente: iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>