Las pick-ups, el salvavidas del mercado automotor

La Hilux es el modelo más vendido de la Argentina, las inversiones se multiplican y el campo aparece como el gran dinamizador de las ventas.

Finalmente, el mercado del cero kilómetro no terminará como las automotrices vaticinaban. Será un empate técnico: unos 640.000 patentamientos, igual que el año anterior, pese al enfriamiento de la economía y la baja en la producción local, coinciden ahora los referentes de las principales marcas nucleadas en la Asociación de Fabricantes Automotores (Adefa). El pico había sido en 2013 con 950.000 unidades patentadas.

“En la medida que la economía crezca el 3% o 3,5% anual, no es descabellado pensar que en un lapso de cinco años se pueda llegar a un millón de unidades“, se entusiasma Enrique Alemañy, presidente de Adefa. El dato aún positivo es que el acumulado del primer semestre de 2016 arrojó una cifra de 330.000 unidades patentadas, contra el acumulado del año pasado, en el que se habían registrado 315.514 unidades. Al comenzar el año las proyecciones eran mucho menores.

Varias son las razones que justifican esta tendencia a contramano. La primera es que las ventas son el reflejo de la apuesta del campo. “Siempre cuando se produce un cambio en la economía, es el primer sector que comienza a crecer. Ya ocurrió en 2002, cuando el segmento de pick-ups era enorme. Nuevamente está pasando ese fenómeno y todas se están vendiendo muy bien. La expectativa dentro de la industria es que esto va a empujar al resto de los segmentos”, agrega el también titular de Ford. El fenómeno es tal que la Hilux superó al Palio entre los autos más vendidos del país y el cambio de expectativas se refleja incluso en una encuesta publicada por el suplemento de Campo de LA NACION, en la que se revela que nueve de cada diez productores agropecuarios están conformes con la nueva política aplicada al sector.

El viernes de hecho se sumó Carlos Ghosn, CEO mundial de Renault-Nissan al mapa doméstico. Ratificó que producirá tres pick-up en el país, tal como se había informado en 2015, pero agregó un nuevo proyecto por US$ 100 millones para su planta de Santa Isabel, en Córdoba desde 2018. “En muy poco tiempo, la Argentina volvió a ser un mercado creíble a nivel mundial”, celebró en una reunión con un grupo de periodistas en su sede palermitana. El proyecto tiene la capacidad de producir 70.000 unidades al año y se espera que genere hasta 1000 puestos de trabajo directos y 2000 empleos indirectos. La Nissan NP300 Frontier en 2018, seguida por Renault Alaskan y un modelo de Daimler para el final de la década, son las tres nuevas versiones de pick-ups que se sumarán al mercado doméstico.

Por su parte, Pablo Di Si, número uno de Volkswagen Argentina, también anunció -en el marco del último viaje del Presidente a Alemania- una inversión de US$ 100 millones para introducir mejoras en sus plantas de producción en Pacheco y Córdoba. El desembolso, que la firma ejecutará este año, incluye la modernización de las instalaciones de ambas plantas, donde se producen autopartes y los modelos Amarok y Suran, además de matrices y moldes para las piezas de los vehículos.

A nivel precios también se da una realidad distinta a la que se esperaba en un país con 38% de inflación acumulada. En 2015, restricciones mediante, había más demanda que oferta. Ahora, con el final del cepo, el acceso al mercado único y libre de cambios (MULC) y tras el pago de las deudas a las casas matrices la oferta se multiplicó y la palabra bonificaciones llegó a las concesionarias. “Hay de todo, pero en vehículos encontrás financiación con muy buen plazo, a tasa cero, o al cinco o diez por ciento, cuando el costo del dinero está cerca del 30 por ciento. Inclusive se ven bonificaciones por $ 30.000, 40.000 o 50.000 dependiendo del modelo y de cada terminal”, agrega Alemañy.

Sin embargo, la producción es un tema a seguir de cerca. Se espera un nivel de entre 480.000 y 500.000 unidades para las plantas locales, con una caída del 10% respecto del año anterior. Hay un crecimiento de los modelos que se venden en el mercado argentino, pero la industria en Brasil está cayendo a 2,1 millones de unidades. Lejos de los 2,4 millones de 2015 o los 3,7 millones de 2013. A tal punto que perdió a manos de México el podio del principal mercado automotor de la región y con un impacto concreto en suspensiones por parte de algunas de las compañías.

El negocio de exportación se achica y el horizonte no parece sencillo en el corto plazo. La mira está puesta ahora en Colombia, adonde hay una oportunidad de ganar un mercado alternativo. Se trata de un país en el que se demandan unas 300.000 unidades por año. Los productos argentinos que se exportan hacia allá van con un arancel del 16%. “Si tuviéramos un acuerdo de libre comercio o cuotas, podríamos competir con mejores precios y crecer en participación. Estamos trabajando con el gobierno y las autoridades para tener acceso. Es una oportunidad que, de materializarse, podría crear un volumen incremental (de producción) el año próximo”, concluye uno de los directivos. Las producciones de hecho son complementarias y el GPS sigue recalculando.

Fuente: Diario La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>