La vida en moto empieza a los 40

Para no pocos hombres cumplir 40 años suele ser un punto de inflexión que los lleva a replantear su rutina; en ese momento, las motocicletas pueden formar parte del cambio de muchos de ellos.

Ducati Scramble: por su diseño clásico de los ‘60 y su motor de 800 cc, esta moto es una de las preferidas para los que pasan por la crisis de los 40.

Suele decirse que los años no llegan solos. Nuevos intereses, virajes en el ambiente profesional o la búsqueda de hobbies originales son algunos de los cambios que suelen experimentar las personas a medida que avanza la edad que dicta el documento. Para algunos hombres, esa evolución es paulatina, pero para muchos otros un gran punto de inflexión es el día del cumpleaños 40, una fecha que dispara una crisis que los lleva al replanteo de muchos aspectos de la rutina y los impulsa a cambiar de aire.

Los consumos, los amigos, las relaciones o la vestimenta son algunos de los aspectos en los que muchos deciden innovar al ingresar en la quinta década. Así como nuevas prendas entran en el placard y otras personas aparecen en los encuentros sociales de cada semana, la moto se gana su lugar en el garaje y revoluciona la forma de moverse cada día. “Me divierte la aceleración y la movilidad; en la ciudad y en la ruta”, cuenta Gabriel Berberián, contador y asesor de empresas que deja trascender su devoción por las motos en cada frase. Hoy, monta una Ducati Multistrada a diario para ir de su casa al trabajo.

“La libertad que te da la moto para trasladarte cómodo y adonde quieras, solo o acompañado, es perfecta”, agrega el ejecutivo, quien también tiene un auto en su cochera, aunque solo recurre a él cuando tiene que viajar con varios acompañantes o los días de mucha lluvia. Lejos de ser un caso aislado, hoy se replican las historias de hombres como la de Gabriel. Personas que se cruzan con una moto por curiosidad o casualidad y al poco tiempo se vuelve una aliada indispensable.

Un mundo nuevo empieza cuando terminan los compromisos laborales. Es allí cuando acelerar sobre la motocicleta cobra otro sentido. Muchos hombres que pasan los 40 salen a la ruta con su máquina para descubrir lugares ignorados, viajar con destino fijo o simplemente dejarse llevar por el camino, con apenas un par de mudas de ropa, una buena campera y el casco siempre a mano. Cada salida es una experiencia de principio a fin para romper con la rutina y permitirse buscar siempre algo más. “Es toda una aventura. Te cansa mucho más que viajar en auto, pero la sensación de adrenalina que tenés con la moto en la ruta es fantástica”, cuenta Berberián, que acumula en sus espaldas salidas a Mar del Plata, Tandil y Uruguay.

“En la moto me siento libre”, sintetiza Emiliano Larrarte, profesor de educación física que trabaja en el gimnasio de un club en el centro porteño y también da clases particulares de gimnasia en Palermo. “Me gusta andar y sentir el viento en la cara. Puedo moverme por el centro sin muchas complicaciones y estacionás en cualquier lugar. No tenés que perder tiempo buscando un hueco como con el auto”, agrega. Como él, muchos descubren las motos buscando una alternativa para evitar la gran cantidad de autos en las principales arterias de acceso a Capital y escapar así de las habituales congestiones de tránsito. 

Practicidad, eficiencia, comodidad y versatilidad son algunas características que, en general, suelen definir el estilo de vida de muchos hombres a sus 40 años, y son esas mismas cualidades las que encuentran en la moto. “Te olvidás del congestionamiento. Llegar de zona Norte al centro en auto te puede llevar una hora y media, mientras que en moto podés acortarlo a la mitad”, grafica D’Annunzio. Así lo vive Berberián, quien se sube a la moto para llegar a tiempo a sus reuniones en el Microcentro porteño: “Moverte así es más fácil. Llegás más rápido a todos lados, mucho más cómodo. Y es más divertido andar en moto porque vas más atento y en contacto con la realidad todo el tiempo”.

Además de convenir en cuanto al manejo de los tiempos y evitar las complicaciones del auto, muchos motociclistas descubren que moverse en dos ruedas también tiene un efecto positivo en el bolsillo. “Es más barato el seguro, el consumo de combustible es menor y te evitás muchos gastos de cochera o pagar por el estacionamiento durante el día”, ilustra Larrarte, que estaciona su moto frente al gimnasio, atada a un poste de luz.

“Este grupo va de la mano con las tendencias actuales. Disfrutan y valoran mucho el tiempo como principal característica”, comenta Martín Pirla, gerente Comercial de la división Motocicletas de Honda, en referencia a las características de este creciente segmento de clientes. “Buscan movilidad práctica y confiable, diseño y potencia, con motos por arriba de los 250 cc y hasta los 1200 cc.”, describe Iván Rodríguez, jefe de Marketing y Planeamiento Estratégico de Yamaha Argentina. “Son clientes exigentes, están muy atentos a las novedades y siempre se informan mucho”, completa. Y no es para menos. Si los 40 abren una nueva etapa, hay que empezar con pie firme con las dos ruedas.

Fuente: Diario La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>