El Rastrojero y el Torino, dos mitos argentinos

A fines de los ‘40, el entonces ministro de Aeronáutica, brigadier Juan Ignacio San Martín, le propuso al presidente Juan Domingo Perón utilizarlos como plataforma de lanzamiento de la industria automotriz nacional.

Rastrojero. En julio de este año se cumplió el 65º aniversario.

Algo había que hacer con los 2.500 motores Willys Overland que habían propulsado los jeep artillados que los soldados estadounidenses utilizaron en la Segunda Guerra Mundial y que estaban arrumbados en un galpón a la vera de la ruta 20, en Córdoba. A fines de los ‘40, el entonces ministro de Aeronáutica, brigadier Juan Ignacio San Martín, le propuso al presidente Juan Domingo Perón utilizarlos como plataforma de lanzamiento de la industria automotriz nacional.

El mandatario aceptó la idea y les encomendó el reto a los técnicos de Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (Iame), complejo fabril creado el 28 de marzo de 1952, en el actual camino a Villa Carlos Paz. Los jóvenes ingenieros Raúl Gómez y Félix Santiago Sanguinetti asumieron el desafío.

El 1° de mayo de 1952 se presentó el prototipo del Rastrojero en Buenos Aires, con Perón en el palco de honor. La aceptación del producto sorprendió y en 1953 se creó el Consorcio Industrial para la Producción Automotriz (Cipa), formado por autopartistas locales. En 1954 se lanzó al mercado la versión diésel, con motores Borgward de 1.758 centímetros cúbicos y 42 caballos de potencia. La producción alcanzó su apogeo en 1975, cuando de cada 10 vehículos que se vendían en el segmento de las pick-up gasoleras, ocho eran Rastrojero. En 1979, por decreto del entonces ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz, la producción del emblemático vehículo y sus autopartes fue suspendida para siempre.

Otra leyenda mecánica argentina es el Torino. Industrias Káiser Argentina fabricó este automóvil de turismo entre 1966 y 1979. En 1980, tomó la posta Renault Argentina y la mantuvo hasta 1982. Su diseño se basó en el Rambler americano, pero su desarrollo tuvo lugar en Argentina. En agosto de 1969, el Torino marcaría el hito más importante en el campo deportivo: su participación en las “84 horas de Nürburgring”, mítica carrera que se disputó en el exigente trazado alemán. La delegación argentina estuvo presidida por Juan Manuel Fangio y en el equipo de pista estaba Oreste Berta.

Fuente: La Voz del Interior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>