Ganadores y perdedores de un 2016 positivo para el mercado automotor

El año cerró con cerca de 710.000 unidades patentadas, el mejor registro desde el 2013. Este crecimiento del 10% estuvo acompañado por nuevas tendencias que influyeron en los compradores. Qué categorías le sacaron más jugo al contexto positivo y cuáles miraron desde el espejo retrovisor.

La industria automotriz se convirtió en uno de los pocos “brotes verdes” que pudo exhibir el macrismo. Pero no todo el complejo, ya que la fabricación de autos cayó en 2016. Sino la pata comercial, de la mano de un incremento de los patentamientos del orden del 10% respecto del 2015.

En concreto, se vendieron más de 709.000 vehículos, convirtiendo al año pasado en el cuarto mejor registro de la historia. La cifra fue celebrada con entusiasmo por los directivos de la Asociación de Concesionarios (ACARA), que doce meses atrás alertaban por la gran incertidumbre que envolvía al 2016, tras un largo lapso de trabas a las importaciones, falta de stock y desfasajes de precios.

El nuevo contexto para la industria automotriz se refleja no sólo en el mayor número de patentamientos, sino también en los segmentos que más crecen y en las estrategias que fueron desplegando las diferentes marcas para ganar clientes. Un cambio que se evidenció de la mano del reordenamiento del mercado estuvo vinculado con el tipo de vehículos más buscados.

En base a los datos de ACARA, mientras que el mercado total se expandió un 10% en 2016, la categoría que históricamente dominó los patentamientos, como es la los autos chicos y más económicos, terminó el año con una tasa de variación que fue de la mitad. “Hubo cuestiones vinculadas con la economía que afectaron más el poder de compra de los sectores de bajo ingresos, que son los que más dependen del valor de las cuotas para acceder a un OKM”, explicó Gonzalo Dalmasso, economista de Abeceb.

En efecto: las remuneraciones del sector registrado se incrementaron un 30% en 2016, pero los precios de los vehículos se ajustaron al alza un 36% en promedio, según datos de Economía & Regiones. Esto implicó un encarecimiento de los OKM en términos de salarios. Como contrapartida, los vehículos del segmento mediano no perdieron terreno, dado que sus ventas crecieron a un ritmo similar a las del mercado en general. 

Sin dudas, los vehículos que llevaron las riendas en 2016 fueron los SUV y los autos del segmento premium. En conjunto, las ventas experimentaron un fuerte despegue del 112%. Esto se explica tanto por el lado de la oferta como por la demanda. En primer lugar, la flexibilización de las importaciones permitió una recomposición importante de stocks, tras años de faltantes en los salones de ventas. En paralelo, el macrismo avanzó con fuertes cambios en el controvertido “impuestazo”, luego de que el kirchnerismo aplicara modificaciones en las alícuotas que llevaron a que los precios de los vehículos de más alta gama se dispararan hasta un 100%.

Así, de la mano de un menor impacto tributario -que ayudó a contrarrestar la devaluación de fines de 2015- y una oferta normalizada, estuvo todo dado como para que las marcas capitalizaran un buen 2016. Por el lado de la demanda, desde Abeceb destacaron que se produjo un efecto de “puesta al día”. Así, en un segmento donde suele registrarse una mayor fidelidad hacia las marcas, muchos compradores fueron en busca de usados seminuevos, debido a los problemas para acceder a un OKM. 

Por último, las pick-ups ratificaron que siguen siendo las “vedettes” del mercado. Si bien crecieron 10% en ventas, son las únicas que vienen de haber coronado tasas positivas durante los años en los que el negocio se desplomaba. No sólo eso: el dato clave fue que en 2016 la Toyota Hilux se convirtió en el modelo más vendido de la Argentina, desplazando así a autos que pueden llegar a costar un cuarto de su precio, como el Fiat Palio, que se ubicó en segundo lugar.

Además, con más de 80.000 unidades patentadas, las “chatas” se alzaron con un nuevo récord, gracias principalmente a la fuerte demanda que provino de los productores rurales, que aprovecharon la mejor rentabilidad -por quita o baja de retenciones- para renovar estas herramientas de trabajo. Según un estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario, el agro aportó el 50% del crecimiento de las pick-ups durante 2016. “Esta mayor demanda por parte del campo argentino y la agroindustria generó un aumento en las ventas de $4.800 millones respecto de 2015″, señala el informe.

Para los concesionarios, los buenos resultados de 2016 son alentadores de cara al año próximo, tal como adelantó Álvarez, de ACARA. Entre los directivos de automotrices hay consenso de que en 2017 volverán a verse tasas positivas de crecimiento. En general, las marcas sostienen que se sostendrá el piso de las 700.000 unidades y que hay margen para que los patentamientos suban al menos un 5%. En materia de precios son alentadores los pronósticos que prevén una inflación en baja para el 2017.

Pese a esto, en la industria saben que las promociones y descuentos se han transformado en un fuerte incentivo para traccionar ventas. De hecho, en el arranque del año, hay cerca de 30 modelos de marcas generalistas que ofrecen rebajas que van del 5% al 20%. ”El público se acostumbró a las promos, especialmente en los segmentos en los que el precio termina por definir la decisión de compra. Por eso, en un escenario en el que se espera que haya buenos niveles de stock, esta estrategia de ventas continuará siendo un anzuelo al que nadie va a querer renunciar”, confirmó el titular de una de las principales agencias VW del país.

Fuente: iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>