¿Qué modelos serán alcanzados por los impuestos internos en 2017?

El Gobierno anunció retoques a este gravamen, que supo generar una fuerte distorsión de precios durante el último tramo del kirchnerismo. La suba de la base imponible le dio aire a las automotrices, que vienen avanzando con un agresivo plan de lanzamientos, con más de 50 novedades.

El impuesto interno supo ser una de las peores noticias que recibió la industria automotriz a fines de 2013. Después de un año de ventas récords, esa medida significó un incremento de precios para los autos de gama media, que superaban los $240.000 de venta al público. En la práctica, esto implicó un incremento de los valores en los concesionarios del orden del 50% para la primera escala y del 100% para los modelos más costosos.

Con un escenario de falta de stock (por las trabas a las importaciones) y la elevada inflación, los vehículos atrapados por el impuesto fueron más de los esperados, a punto tal que algunos de fabricación nacional también se vieron afectados, lo que amplió el malestar de las terminales que operan en el país.

Con el cambio de Gobierno y las promesas de Mauricio Macri de eliminar el gravamen mejoró el clima de la industria. Si bien no cumplió en su totalidad con la decisión, sí se redujo el porcentaje, al tiempo que elevó la base mínima imponible. Ahora, a punto de culminar el 2016, el Ministerio de Industria anunció las modificaciones que regirán a partir del 1 de enero del año próximo, vinculadas con un incremento de la base a partir del cual se aplica el impuesto:

  • Desde el 1 de enero de 2017, el mínimo no imponible pasa de $350.00 a $380.000 (precio de fábrica) para que se aplique la alícuota del 10%. 
  • Esto implica que, en términos de venta al público, el valor a partir del cual un OKM se verá afectado por el impuesto pasará de $480.000 a $510.000. 
  • En tanto que la alícuota del 20% se mantiene para los autos que superen los $800.000.

La reacción de las automotrices fue positiva. Muchos directivos consultados por iProfesional no esperaban esta decisión de subir un 8,5% la base mínima imponible, en un contexto en el que los precios de los autos comenzaron a estabilizarse y las subas a lo largo del año no fueron tan abruptas como en 2015. 

Paralelamente, los mismos directivos aseguraron que, en sintonía con una inflación que se prevé más baja, la política de aumentos por parte de las terminales será algo más acotada, lo que ahuyenta el riesgo de que más modelos caigan en las “garras” del tributo, algo que beneficiaría al negocio. ”El cambio del impuesto ayuda mucho a las marcas que tenemos que soportar el problema de la competitividad y los altos costos. Con la suba del piso, más vehículos volverán a zafar del gravamen”, explicaron desde una automotriz generalista.

Además, el segmento se recuperó con mucha solidez este año, de la mano de una mayor oferta importada, lo que permitió que las ventas crecieran más de 60% promedio, alentando así a las compañías a tener preparada una batería de lanzamientos de cara a los próximos meses. Desde la entidad que nuclea a los concesionarios también mostraron su aceptación, más en un contexto en el que no hay mucho margen para subir precios porque hoy el mercado está sobreofertado y la demanda es más racional y exigente.

En base a los últimos cambios, iProfesional presenta el listado de modelos de marcas masivas que pasan a estar alcanzados por el impuesto y los que hoy están al borde del límite de $510.000. Este último, por cierto, no es un dato menor porque cualquier aumento que sufran durante el transcurso del primer semestre del 2017 -cuando se deberá volver a revisar la normativa- automáticamente quedarán alcanzados por el gravamen.

En el caso de Chevrolet, los modelos que siguen tributando son la versión tope de gama de Captiva. Su precio actual es de $787.000. Ese SUV está al filo de entrar en la segunda escala: si la automotriz le llegara a aplicar un ajuste menor al 2% y su valor cruza los $800.000, entonces la alícuota pasaría a ser del 20%. En cuanto a la opción intermedia de la Captiva, su precio es de $498.600. Es decir que estará libre del gravamen. Pero la marca deberá estudiar bien cualquier suba en los próximos meses, porque apenas $11.400 separan a esta versión del impuesto en su primera escala (10%). El resto de las opciones de Chevrolet están alejadas del tributo y su modelo de fabricación nacional, el Cruze, tampoco corre grandes riesgos.

Ford fue una de las masivas que produce en el país que más sufrió por el impuesto antes de su reforma, ya que su modelo de fabricación nacional, el Focus, siempre estuvo al borde de la medida. Ahora, con un precio en la versión tope de gama de $492.000, los directivos deberán analizar bien el mercado si es que quieren actualizar su valor sin que caiga en el tributo. En cuanto a los vehículos afectados, la compañía cuenta con los modelos Mondeo, Kuga y Mustang.

Peugeot tiene entre los modelos afectados al 3008, un monovolumen con cuatro versiones cuyos precios van desde $569.000 a $669.000. También el 5008, con valores desde $581.000 a $669.000 y el 508, un sedán para el segmento grande, que está disponible en cuatro opciones, a partir de los $667.000. Sólo la tope de gama, HDi Feline Tiptronic, está a un paso de pasar la barrera del segundo escalón, ya que el precio actual es de 778.200 pesos. Por ahora, los modelos de producción nacional, 308 y 408, se encuentran bastante lejos del piso ya que las versiones más equipadas se ofrecen a $461.000 y 440.000 pesos.

En Renault, únicamente el Megane III RS tiene que pagar el gravamen del 10%, con un precio de $730.000. Por otro lado, ninguno de los modelos de fabricación nacional corren riesgo de ser afectados, entre ellos Logan, Sandero, Stepway y Fluence, cuya versión tope de gama, la GT2 (deportiva), se comercializa a 467.000 pesos.

Cerrando las masivas, Volkswagen tiene al límite del impuesto la versión tope de gama de Golf, con un precio de $496.839 y al Beetle, con el mismo valor. En cambio, ya fueron alcanzados el Scirocco, a u$s49.000, al igual que Passat. En cuanto a los modelos de fabricación nacional, la Suran está lejos del gravamen.

Fiat y Nissan son las únicas masivas que, por ahora, no tienen ninguno de sus modelos afectados por el tributo. En el caso de las marcas premium, que fueron las primeras a quienes apuntó la medida, los cambios no “moverán” la balanza de precios, ya que la mayoría de los modelos está alcanzado por el impuesto. 

Fuente: iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>