Vehículos y peatones, cada cual en su lugar

Respetar la circulación por calzadas y aceras es fundamental para reducir el riesgo de accidentes de tránsito. Una buena convivencia entre peatones y conductores se obtiene solamente mediante el respeto, los controles y, fundamentalmente, la buena educación.

Resultado de imagen para peatones por la calzada

Cuando iba a la escuela primaria pública, todos los años venían agentes del Cuerpo de Tránsito de la Policía Federal para darnos clases de educación vial. Ahí aprendíamos (también lo inculcaban en nuestros hogares) que la acera, es decir la vereda, era para los que iban caminando (peatones) y que la calzada (la calle) era para los vehículos, y que nunca debíamos caminar por esta última, que había que mirar con cuidado a ambos lados antes de cruzar y hacerlo rápido. Eso, en un tránsito en el que pasaba un auto de vez en cuando.  Las costumbres cambiaron y los peatones creen que pueden caminar por la calzada como si fuese el living de su casa. 

Dos ejemplos. Uno: cuando llega el calorcito el paseo Vito Dumas de Vicente López se transforma en un hervidero de personas trotando, caminando y patinando. Es bueno hacer ejercicio, pero, ¿tienen que ir por el centro de la calzada, de espaldas y sin la menor preocupación, en medio de muchísimos coches que toman por ahí hacia el Norte desde que ese paseo costero se transformó en una avenida conectada con la autopista Cantilo? Otro, ¿es imprescindible hacer running por la calzada del antiguo puente de la avenida San Martín en Agronomía (en el que incluso hay ahora una mano exclusiva para colectivos) habiendo una acera para hacerlo? También al revés.

Mejor tener cuidado en las llamadas “calles con prioridad para peatones” del microcentro o en los cruces de peatonales como Florida con otras de tránsito intenso (Viamonte, por ejemplo), porque son muy pocos los conductores que respetan los 10 km/h de máxima y menos aún los que dan la prioridad al peatón. Todo sería mucho más seguro si los vehículos van por la calzada y los peatones por la acera. Pero para eso hacen falta más controles y una buena educación.

Fuente: Diario La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>