Pruebas de choque: las espeluznantes diferencias que marcan 20 años

En Europa hicieron crash tests con un auto actual y otro que se vendía hace dos décadas. La evolución es notable y los resultados del modelo antiguo erizan la piel. Mirá el video comparativo.

Pruebas de choque: las espeluznantes diferencias que marcan 20 años

Las pruebas de choque realizadas a los vehículos hoy son valoradas en varios mercados del mundo y pueden definir una decisión de compra. Una de las entidades más famosas y reconocidas es la EuroNCAP, entidad que pertenece a la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y que acaba de cumplir 20 años realizando crash tests. Para celebrar este aniversario, puso a prueba a un vehículo actual y a otro que se vendía hace dos décadas, con resultados espeluznantes.

La evolución de los sistemas de seguridad y de los procesos de fabricación han permitido mejorar notablemente la protección que hoy entregan los autos durante un accidente. Los modelos sometidos a prueba en esta ocasión fueron un Honda Fit (conocido como Jazz, en Europa) y un Rover 100. 

Las imágenes del video que acompañan esta publicación son contundentes. Rápidamente se aprecia la diferencia en la cantidad de bolsas de aires entre uno y otro, con un Honda que incluye airbags frontales, laterales y de cortina, contra un Rover que solo ofrece este dispositivo en el puesto de conducción. 

Pero lo más sorprendente es la respuesta de las estructuras de ambos modelos. En el Jazz la deformación programada funciona en forma correcta, con una trompa que se arruga por completo pero con un habitáculo que permanece indeformable. El el 100, en cambio, la cabina pierde por completo su forma original: los pliegues del techo y del parante delantero (pilar A) dan escalofríos.

Las pruebas realizadas simulan un choque frontal entre dos vehículos. Se realizan a 64 km/h y el impacto se produce sobre un 40 % de la trompa antes una estructura deformable, que representa a un auto que viene en sentido contrario. Actualmente 9 de cada 10 modelos vendidos en el mercado europeo tienen una valoración EuroNCAP. La valoración de EuroNCAP califica con estrellas, de cero a cinco, según los niveles de protección.

Esta prueba de dos décadas de diferencia es para prestarle atención especial en nuestra región. Si bien el Rover 100 no se comercializa hoy en nuestro mercado, las normas de seguridad menos exigentes que hay en Argentina, Brasil y México (países que fabrican la mayoría de los modelos que se vende en nuestro mercado) hacen que los niveles de protección de muchos modelos sean inferiores respecto de los que se venden en el Viejo Continente.

La variante LatinNCAP es la versión regional de esta organización, que realiza pruebas de choque de modelos que se comercializan en la región: comenzó en 2010 como una iniciativa y en 2014 fue establecida como una asociación bajo el marco de una entidad legal. Mucho de los resultados entregados hasta ahora son poco satisfactorios, lo que muestra una deuda de la industria regional en materia de seguridad.

Mirá aquí el video completo

Fuente: Diario Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>