Las “compras de oportunidad” de la clase media

En el primer trimestre, los valores de los vehículos se incrementaron, en promedio, apenas 2%, cuatro puntos por debajo del índice. El dólar quieto es un factor clave, dado que 65% de los OKM que se venden en el país son importados y que los vehículos nacionales tienen 70% de piezas del exterior

El control de la inflación, en este primer trimestre, no está arrojando los resultados que esperaba el Gobierno.  El índice que mide los precios se resiste a bajar y en marzo estaría superando el 2%, según mediciones de consultoras privadas. Así, la inflación acumulada en el primer trimestre rondará el 6%, una cifra que se desmarca de la meta del macrismo, que apunta a llevarla a un 17% para todo el año. Además, considerando el dato de marzo, el indicador estará tocando un nivel interanual del 30%. 

Los precios en el mercado interno están reflejando esta inercia. Pero hay una excepción: los OKM, que mantienen la tendencia de los últimos meses de moverse por debajo del índice. Esto es lo que está ayudando a que las automotrices estén capitalizando un buen año que, se espera, concluya con un nivel de patentamientos superior a 2016.

El primer trimestre no podría haber sido más auspicioso: tras lograrse un salto interanual del 60% en enero y alcanzarse un buen registro en febrero,marzo también promete cerrar con números positivos para concesionarios y terminales. En base a datos acumulados durante la primera quincena, se prevé que marzo concluya con más más de 62.000 vehículos comercializados, lo que implicaría un alza del 10% respecto del mismo mes del año pasado. Así las cosas, el primer trimestre estará concluyendo con más de 214.000 unidades vendidas, un salto del 33% en relación con igual período de 2016. 

En base a este buen resultado inicial, las perspectivas de ventas se están retocando al alza. La anterior proyección daba cuenta de un mercado global de 750.000 unidades comercializadas en 2017. Ahora, las terminales trabajan con una pauta de 800.000 autos vendidos. Ruben Beato, secretario general de ACARA, sostiene que “podríamos enumerar un amplio conjunto de razones para explicar este boom de ventas, que propiciaron un cambio de tendencia. No se trata de una única causa”. 

En este sentido, la estabilidad de los precios, con valores de OKM corriendo bastante por debajo de la inflación, está dada por un conjunto de variables: 

-Dólar quieto: se trata de un factor fundamental, dado que más del 60% de los vehículos que se comercializan en la Argentina son importados y que cerca del 70% de los componentes que se utilizan para producir un auto en el país también provienen del exterior. Además del hecho de que la divisa estadounidense hoy esté a un precio similar que hace un año -con una inflación acumulada superior al 30% en los últimos doce meses-, también influyen las perspectivas que hablan de un billete verde amesetado, al menos hasta las elecciones. En este contexto, crece el consenso entre consultoras y economistas que estiman que el tipo de cambio debería rondar los $19-$20 para equiparar los niveles que imperaban apenas devaluó el macrismo, en diciembre de 2015. 

-Promociones y descuentos: para los concesionarios, el primer impulso llegó de mano de las ofertas, dejando sus precios -en algunos casos-, por debajo de los usados seminuevos. Los vendedores aseguran que la frase “hay que aprovechar ahora” se repite constantemente entre quienes se acercan a comprar un auto, advirtiendo que esta situación puede que no dure por muchos meses más. En este contexto, Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), explica que “la oferta está muy sostenida y hoy es posible obtener condiciones de financiamiento mucho más ventajosas que en otros sectores”. 

-Crisis en Brasil: es uno de los grandes factores que explica por qué los precios se están moviendo por debajo de la inflación. “Lo que se está viendo es la consecuencia de que el mercado de Brasil está sufriendo por un sobrestock importante. Por una cuestión básica de cubrir costos fijos, las terminales vecinas prefieren destinar más unidades a la Argentina, aun cuando tengan que hacerlo con márgenes de rentabilidad menores”, afirma Franco Roland, analista de la consultora Abeceb. Al llegar los OKM a valores más bajos, esto les da más margen a las terminales locales para ofrecer bonificaciones o aplicar políticas de precios más agresivas. 

Así, las cosas, la mayor oferta de OKM -una vez eliminadas las trabas a las importaciones- y la estabilidad en los valores -después de épocas de fuertes sobreprecios- están generando que más argentinos vuelvan a mirar a los autos como una compra de oportunidad. Claro que la incertidumbre respecto de por cuánto tiempo más se podrá extender este escenario es otro factor clave que potencia las ventas. 

“La gente ha ido notando esta tendencia por la cual los OKM se han ido retrasando respecto de la inflación”, sostiene Príncipe. “Pero este escenario no será permanente. Por eso hoy entienden que adquirir un OKM es una oportunidad por tiempo limitado”, agrega. Guillermo Oliveto, experto en consumo de la consultora W, afirma que “desde el año pasado la gente ha venido comprando más autos porque los precios siguen evolucionando por debajo del índice inflacionario”.  “Claramente, se trata de una compra de oportunidad”, agrega el analista, que afirma que el blanqueo también ha sido un componente que ayudó a apalancar un poco la demanda. 

“En un contexto de dólar planchado, sin que se esperen sobresaltos, tasas de interés de plazos fijos negativas en términos reales e inflación que, con suerte, será del 20%, comprar un auto con financiación barata pasó a ser la opción elegida por muchos para proteger el capital”, afirma a iProfesional el gerente de ventas de una concesionaria Volkswagen. ”Hay dinero bajo el colchón que muchos están convirtiéndolo en autos o en camionetas, para así aprovechar las oportunidades que proponen algunas marcas”, agrega. 

En este contexto, los expertos dan cuenta de otro dato clave: este escenario de precios de OKM corriendo por debajo de la inflación coincide con el momento en que están comenzando a plasmarse en los recibos de sueldo los primeros ajustes salariales. Esto dará lugar, especialmente en el segundo trimestre, a que los vehículos se terminen abaratando aun más en términos de poder adquisitivo.

Fuente: iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>