La venta de automotores OKM sigue batiendo récords

La euforia se ha apoderado de buena parte del empresariado argentino dedicado a la venta de automóviles OKM. Los números del año 2017 están batiendo un record histórico tras otro, y las previsiones dan cuenta de un potencial mercado de más de 800.000 unidades anuales.

Hay muchos empresarios en el sector automotor que no pueden salir de su asombro por el espectacular arranque del año. Las cifras son contundentes pero se agigantan por el contexto recesivo que afecta a otras industrias o rubros comerciales. Los datos de ACARA conocidos ayer ya hacen pensar en un mercado de 850.000 unidades o más. Días atrás, un ejecutivo de una terminal fue el primero en aventurar confiado ese número. “800.000, fácil. Y más también”, dijo con cierta euforia.

Si se analiza la evolución de los patentamientos, el Gobierno puede estar más que satisfecho. El 2017 es el cuarto mejor comienzo de año de la historia, con 230.861 unidades. Por tan sólo mil vehículos no llegó a superar al 2011 y así lograr subirse al podio. Además puede mostrar un triunfo en lo económico pero también en lo político, más con la campaña electoral en marcha. Este primer trimestre supera en 45% al mismo período del último año de Cristina de Kirchner. Una recuperación que, tal vez, el presidente Mauricio Macri soñaba alcanzar en la economía en general pero que, por el momento, se limita a la industria automotriz. Sólo el campo puede jactarse de tener el mismo despegue.

Son varios los motivos que explican el momento actual. Los autos que llegan desde un Brasil en crisis, y a los que las terminales les aplican fuertes bonificaciones, es un buen argumento. Acá, hay que escuchar la permanente queja de concesionarios y fabricantes por la baja o nula rentabilidad. Otro, el crecimiento del crédito y, en especial, los planes de ahorro. Más de la mitad de las operaciones son financiadas. También, la tranquilidad del dólar.

Esto está provocando que los autos importados de media y alta gama le pongan un techo, en materia de precios, al resto del mercado. Muchos premium, por este dólar planchado, son una excelente opción contra la alta gama de marcas generalistas. Hay que pensar que un ejecutivo que, en los últimos 12 meses, recibió aumento de sueldo más bonus y demás, incrementó sus ingresos directamente en dólares y el auto a comprar se mantuvo fijo.

Explicaba un conocedor del mercado que en marzo hubo una gran incidencia de los importados porque el viernes pasado se venció el plazo para que se registraran como 2017 los vehículos con certificados de importación de 2016. Las marcas de importados muestran crecimientos de 100% a 800% respecto a un año atrás. El tipo de cambio es clave en este mercado. Como en 2013, cuando la demanda explotaba si subía el “blue”, ahora también crece si el dólar baja.

Algunas perlitas del mes. Volkswagen amplió su ventaja sobre Chevrolet. El Gol lideró las ventas del mes pero en el acumulado del año está cabeza a cabeza con la Hilux de Toyota. Y la mitad de los autos patentados se concentran en Capital Federal y Buenos Aires.

Fuente: Ambito Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>