La problemática impositiva de la industria automotriz

La prometida reforma impositiva del gobierno de Cambiemos traería beneficios para todo el sector automotriz. La presión impositiva sobre los OKM es altísima y poco competitiva, lo que inhibe las exportaciones de automotores. Por otro lado, habrá que esperar para ver una reducción en los impuestos internos a la industria.

Resultado de imagen para 0km argentina

¿Quién no dijo alguna vez “tengo una buena y una mala noticia”? Todos. Hasta, a su manera, los gobiernos. Este es el caso de lo que, por el momento, está sucediendo en el sector automotor. Cada seis meses la expectativa está centrada en los cambios que se pueden aplicar al régimen de impuestos internos. Esto se debe a que los valores de los OKM sobre los que se imputa el tributo tienen vigencia semestral. Por eso, aunque falten varios días para el 30 de junio, ya hay indicios. ¿Por qué lo de la buena y la mala noticia? Porque mientras en el Gobierno se está trabajando para reducir la presión impositiva al sector, todo indica que a partir del 1 de julio no se modificará la alícuota de este gravamen. Una buena y una mala. 

La información no es alentadora para terminales e importadores. Mantener la base imponible sin cambios pone en riesgo de caer en el impuesto a varios modelos que por la inflación fueron ajustando sus precios en los últimos seis meses. Por eso, la esperanza es que hubiera una corrección como sucedió en enero pasado. Sin embargo no parece el momento. Este diario habló con una alta fuente del Gobierno, quien se mostró partidario de mantener el statu quo. “Quedaría todo igual”, dijo, convencido. Su razonamiento es entendible. El segmento al que afecta -el de los vehículos más caros y los premium- se viene recuperando mes a mes por lo que no hay una necesidad de mercado.

Otro dato a tener en cuenta es que el dólar está estable. Se mantiene en el mismo valor de 12 meses atrás o más. No hay, entonces, una presión por el tipo de cambio. Al no subir el dólar, los valores en pesos no crecen y no peligran de comenzar a tributar. Esto afecta más a las fábricas radicadas en el país que a los importadores que manejan sus listas en dólares. En cambio las terminales lo hacen en pesos -en casi toda su oferta – porque parte de su gama es media o baja. Este es otro de los elementos esgrimidos por el funcionario consultado para mantener sin cambios el esquema. Al no poder aumentar los precios de su gama alta por el “efecto internos”, se produce una especie de “techo” para los modelos más bajos y evitan que suban más de lo que el Gobierno quiere. “Venimos bien. ¿para qué cambiarlo”, agregó apelando a un principio futbolístico.

Hay otro tema a tener en cuenta que está unido a la buena noticia. El Gobierno está elaborando un proyecto para una amplia reforma tributaria que estaría lista en los próximos meses y que llegaría al Congreso en 2018. Dentro de esa iniciativa habrá medidas para el sector automotor para reducir la presión tributaria. En el equipo económico consideran que en esa reforma se debe incluir una solución definitiva para Internos, más si no existe un motivo que demande una decisión urgente en la actualidad. Hoy pagan una alícuota del 10% de Internos los OKM con un precio al público de más de $510.000 aproximadamente. La otra escala es a partir de $800.000 y paga un 20%. Un dato para tener en cuenta es que la última corrección se hizo en enero último. En julio de 2016 se decidió mantener el esquema sin cambios.

En la reforma en la que se está trabajando -bajo el comando del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne- se buscará una reducción de la presión tributaria del sector automotor que hoy roza el 55% del valor de un OKM. La idea es bajarla en cinco puntos porcentuales. Estos se pueden componer, en parte, por tributos directos de la actividad automotriz, pero también por modificaciones impositivas de la economía en general que también beneficie al negocio de los autos. Por ejemplo, el gravamen conocido como “impuesto al cheque” . Un beneficio en este tributo aliviará a todos los sectores y sumará para llegar a los cinco puntos que esperan reducir a las automotrices y toda su cadena de valor.

Para cerrar un tema que quedó pendiente de abril, bien vale la experiencia de vendedores de autos con años en el negocio. Más allá de contar con menos días hábiles, se sintió en el mes una demanda más débil. Todo hacía pensar que terminaría por debajo de un año atrás, pero en los últimos días hubo un “inesperado” repunte y concluyó con valores positivos. Un empresario importante realizó un sondeo entre colegas y estimó en unos 5.000 el nivel de patentamientos del mes. Sin estos OKM, en abril se habría registrado una caída después de 10 meses.

Fuente: Ámbito Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>