Qué son los “embotellamientos fantasma” y por qué es imposible evitarlos

Accidentes, obras o malos diseños de caminos generan tapones de tránsito. Pero hay algunos que se forman sin motivo aparente. Acá te explicamos cómo se forman y por qué van a seguir apareciendo mientras las personas sigan al volante.

Qué son los embotellamientos fantasma y por qué es imposible evitarlos

Comúnmente usamos la expresión embotellamiento para designar a cualquier congestión de tránsito. Pero a lo que realmente hace referencia es al cuello de botella. Supongamos que una avenida o autopista tiene un tramo de cuatro carriles y que por distintas razones (accidente, obra o simplemente un mal diseño) pasa a tener solo tres o dos vías libres. Esos carriles libres deberán absorber a todos los vehículos que antes que antes tenían más lugar disponible.

Si no hay mucho tránsito, no debería haber problemas y la marcha tendería a ser fluida. Pero si se empieza a cargar de autos, el embotellamiento es inevitable. Para entender con un ejemplo claro: a un embudo al que se le tira poco líquido va a quedar vacío rápidamente. Pero si aumentamos el caudal de líquido que echamos, el pico de salida no da abasto para desalojar el líquido y el embudo se llena. El crecimiento de automóviles por nuestras calles (hoy circulan unos 12,5 millones de vehículos por los caminos del país), hacen prácticamente inevitable que se generen congestionamientos cuando hay un imprevisto. Pero hay algo mucho peor y que es una de las situaciones más frustrantes al volante: los embotellamientos fantasmas.

Un caso típico. De repente la marcha en autopista se detiene, inclusive a cero, y nos empezamos a mover a paso de hombre. Lo primero que viene a la mente es que más adelante se ha producido un accidente. Hasta deseamos que no se haya lastimado nadie. Sin embargo, y luego de un rato de movernos a esa velocidad exasperante, la masa de autos comienza a ganar velocidad y de nuevo estamos a ritmo habitual de viaje. Y no vimos nada extraño que pudo haber sido la causa de semejante amontonamiento. Acabamos de pasar por un embotellamiento fantasma.

¿Por qué se producen? Cada vez que un conductor frena de forma repentina en una autopista, obliga a frenar al vehículo de atrás. Imaginemos una ruta, en la que los vehículos mantengan la velocidad y una distancia de seguridad. No debería haber ningún problema. Pero si de repente se cruza algo por el camino, un vehículo deberá frenar en forma brusca, reduciendo mucho la velocidad. Los vehículos que vienen detrás se verán obligados a frenar. Y aquí es donde se da el mayor problema, ya que en este tipo de situaciones, cada conductor reduce su velocidad un poco más que el conductor que lo precede, llegando un momento en el que los vehículos puedan estar completamente detenidos. En el siguiente video se puede ver de forma bien gráfica.

Los cambios bruscos de carril y sin anuncio de maniobra son también causantes de embotellamiento. Lo que en un lugar es una frenada brusca pero sin detener la marcha, en una autopista cargada, dos kilómetros para atrás, puede significar parar por completo. Y en general, esa mala maniobra genera contagio entre otros conductores y se vuelve a generar otro embotellamiento fantasma, como se aprecia en el siguiente video.

Otra de las formas frecuente para que se forme un embotellamiento es, curiosamente, producto de un conductor que acelera de más. Esa acelerada lo lleva a situarse muy próximo al vehículo que lo precede, momento en el cual frena de golpe para evitar el choque. Y se repite esa fórmula en la que cada auto frena más que el que lo precede. En el próximo video se aprecia claramente esta situación.

Y si bien se necesita muy poco tiempo para que se genere un embotellamiento, la descongestión se produce de una forma mucho más lenta. Cada vehículo arranca,en promedio, un segundo más tarde que el que lo precede. En una congestión de un kilómetro con unos 150 vehículos parados por carril, desde que arranca el primero hasta que sale el último transcurren más de dos minutos. Y en nuestras autopistas tenemos con regularidad embotellamientos de varios kilómetros.

Fuente: Diario Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>