¿Fin de la luna de miel entre Macri y las automotrices?

Contrarreloj, la Casa Rosada intenta contener los valores de los vehículos, donde podría recaer la devaluación del 40%. En el equipo económico de Macri creen que la apertura de importaciones y el fin del cepo podría aumentar la oferta. El sector pide la eliminación del impuesto para los autos de lujo.

Mauricio-Union-Industrial-Argentina-Failla_CLAIMA20151214_0276_28Las automotrices recibieron con buena cara al nuevo gobierno de Mauricio Macri y, antes que llegue al poder, ya evaluaban cualquier cambio que se diera en el país como positivo. Cansadas del destrato de las antiguas autoridades, desde la ex presidente Cristina Kirchner hasta los responsables de la secretaría de Comercio, primero con Guillermo Moreno y luego con Augusto Costa, hicieron de las reuniones de Industria con ADEFA una verdadera odisea. Los encuentros para negociar no salían del tono de orden y presión, por lo cual fue un gran alivio Cambiemos.

Las primeras medidas fueron en el camino esperado. Así, a pocos días de llegar a la Rosada, el nuevo Gobierno puso al sector en la mira y empezó a dar soluciones. Liberó las importaciones, devaluó y eliminó el cepo cambiario. También puso el ojo en las controvertidas DJAI que trababan el comercio. Todo color de rosas hasta que llegó un tema clave: los precios.

Los valores de los OKM se rigen por el dólar, tanto los importados como los de fabricación nacional, teniendo en cuenta que un 70% de los componentes se compran al exterior. En este contexto, la primera medida de las terminales es trasladar a precios la devaluación, y con eso los autos subirían fuertemente. En las automotrices ya se están elaborando las listas de enero y eso es un hecho. Puertas adentro hacen cálculos y el ajuste sería del 20 al 30%. Es inevitable que eso suceda, justifican, si el dólar pasó de $9.80 a $13 o $14 en pocos días.

uiaLa decisión hace recordar al primer trimestre de 2014, cuando los precios aumentaron en promedio 20% por una devaluación abrupta que se produjo en el mercado. Entonces se sumó el impuesto interno que comenzó a regir a partir de enero de ese año, y el mercado quedó en cuestión de días con un ajuste lapidario para los consumidores. 

En el Gobierno también juegan con una carta a favor que es la eliminación del impuesto interno para incentivar a las empresas. Sin embargo es claro que, más allá de bajar los precios por la eliminación, podrían ajustarse por otro lado por la devaluación. Por ejemplo Toyota, que lanzó hace dos días la nueva SW4, gravada por el impuesto, está dispuesta a bajar los precios si se elimina el impuesto. Por otro lado, habrá que ver como se aplica el incremento del dólar en sus costos.

Hasta el 31 de diciembre que vence el decreto será tiempo de negociaciones. En las terminales también se preguntan: “¿cuándo se vio que un precio baje?”La otra carta que Cambiemos usará a su favor es un incremento de la oferta a partir de destrabar las importaciones y el dólar. De esta forma, aseguran en las terminales que se podrá contar con más unidades para satisfacer la demanda, y en consecuencia, la especulación de grandes sobreprecios y el canuto de los OKM deberían llegar a su fin, beneficiando una política de precios más controlada y justa.

Fuente: iProfesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>