La desidia y la indolencia también matan

Pasan los años, pero el eterno problema de cada verano en las rutas que llevan a la costa de la provincia de Buenos Aires sigue, lamentablemente, más vigente que nunca. Se trata de de los famosos tramos de la RP56 entre Gral. Conesa y Gral. Madariaga y, mucho peor aún, por su trazado revirado (curvas largas, giros cerrados, contracurvas, puentes) y pocas rectas, el de la RP11 entre la primera de aquellas localidades y Gral. Lavalle.

bacheo-ruta-11_1Esta última ruta, para los que no la conocen, es de una sola calzada, angosta y con banquinas de tierra. Al estilo de las carreteras de la década del ’40. Son 43 kilómetros que invitan a la tragedia en cada metro. ¿Exageración? Sin ir más lejos, el lunes último, a pocos kilómetros de Lavalle un ómnibus de larga distancia estaba incrustado en la zanja (por suerte, no volcó) y en el kilómetro 268, aproximadamente, otro accidente con autos que chocaron de frente, lo que provocó un amplio operativo de Policía y Bomberos, amén de varias ambulancias.

La lista es larga: 19/01/2013, choque múltiple de 5 autos en el Km 282 (la fatídica larga recta previa a Lavalle, que sigue a numerosas curvas y puentes del Canal 2); saldo: 5 muertos y 11 heridos. El 24/12/2015 (hace pocos días), Km 307 (recta a pocos metros de la rotonda de San Clemente, con doble línea amarilla y banquina de asfalto), choque frontal, 3 muertos. Y, así, se podría seguir con esta larga lista luctuosa.

En estos choques frontales, obviamente hay un conductor imprudente, ansioso, apurado, intrépido, que juega con la muerte (propia y la de los demás) en cada sobrepaso. Es el responsable directo de la colisión. Pero, no podemos quedarnos con el loco que iba rápido.

¿Qué hay de la responsabilidad de las autoridades de los gobiernos de la provincia de Buenos Aires de estos últimos años? Funcionarios que nada hicieron (salvo prometer obras que nunca comenzaron y colocar enormes carteles anaranjados anunciando 13.000 nuevas señales y 25.000 tachas reflectantes), a pesar de cobrar jugosos peajes desde hace más de 30 años (hoy, $ 40). Ellos también son responsables. Porque estos peligrosos tramos deberían ser autovías desde hace mucho tiempo. No sólo el loco mata, la indolencia y la desidia de los funcionarios también lo hacen.

Fuente: Diario La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>