Argentina y Brasil no se ponen de acuerdo con respecto al régimen automotor

Continuan los roces entre ambos socios estratégicos por un tema clave. El Gobierno pretende que continúe un año más el tope máximo para importar vehículos sin pagar aranceles, mientras que Brasil busca iniciar la liberalización total del comercio automotor.

etchegoyenLa Argentina propondrá a Brasil que el acuerdo de automóviles entre ambos países, que establece topes máximos para la importación sin aranceles, siga vigente al menos por un año más. Así lo aseguró el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, quien dijo que la propuesta del gobierno de Mauricio Macri será presentada el próximo lunes, en un encuentro de ministros en Brasilia.

El gobierno de Dilma Rousseff en cambio quiere eliminar los topes por completo y aplicar lo que estaba previsto como fase culminante del acuerdo del Mercosur, que es el intercambio de vehículos, libre e irrestricto, sin aranceles. Así lo hizo saber a comienzos de año el ministro de Desarrollo brasileño, Armando Monteiro Neto, quien está a cargo de las negociaciones.

Pero desde el gobierno de Macri se encendieron luces amarillas ni bien fueron eliminadas las restricciones a la importación de autos: durante enero y febrero los despachos desde las terminales automotrices a las concesionarias subieron un 30% en comparación a igual período de 2015. Ese incremento, en su mayoría, se explica por una mayor importación de vehículos brasileños (la suba de vehículos “nacionales” en ese período fue de apenas 2%). Las terminales, multinacionales en su totalidad, tienen fábricas tanto en la Argentina como en Brasil y vienen reclamando el libre intercambio de unidades.

 En cambio, la exportación de autos argentinos hacia Brasil viene retrocediendo sin pausa. El dato más reciente, de enero y febrero de este año, arroja una caída de las exportaciones de casi 44% en comparación con igual período de 2015. Pero ese retroceso, que ahora se profundiza a la par que el gobierno de Rousseff atraviesa su peor crisis política y económica, no es una novedad.

Hace apenas tres años, en 2013, la Argentina llegó a exportar a Brasil casi 400.000 vehículos, si bien ya en los últimos meses de aquel año el ritmo de las ventas comenzó a decaer. El año pasado, las ventas de vehículos al país vecino apenas superaron las 200.000 unidades. “Entendemos que, tal como están dadas hoy las condiciones en ambos países, no es momento de liberar por completo el comercio de vehículos”, dijo Etchegoyen a Clarín el viernes. “La idea es proponer una prórroga del flex actual, que es de 1,5, al menos por un año más”, agregó.

-¿El gobierno brasileño propone otra cosa, no?

-Según entendemos, por declaraciones del ministro Monteiro, ellos quieren comenzar este mismo año la liberación total del comercio. Pero vamos a proponer que el sistema actual sea prorrogado.

El régimen automotriz bilateral ya había sido prorrogado en 2015 por un año, hasta este 30 de junio. Desde que Argentina y Brasil firmaron su acuerdo de vehículos en 1991, ya incorporaron más de 40 agregados. El que está vigente establece que por cada dólar que la Argentina exporta a Brasil en autos y autopartes, el país vecino puede a su vez exportarnos un máximo de 1,5 dólares (un “flex” del 50%) libres de impuestos, y viceversa.   Tal como está hoy, el acuerdo además reserva a ambos países cuotas de mercado en el otro país: los autos argentinos deberían captar no menos de 11% del mercado brasileño, y los vehículos del país vecino tienen acceso a no menos de 44% del mercado local.

Fuente: Diario Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>