El 40% de las rutas argentinas se encuentra en pésimo estado

El número surge de un informe oficial del Ministerio de Transporte de la Nación. Los tramos con problemas de seguridad pasaron de 1.000 a 3.400 kilómetros en los últimos 12 años. Y el crecimiento de la red vial está estancado.

En doce años, se duplicó el parque automotor, de 6 a 12 millones de vehículos. Ese incremento supone no solo una obvia necesidad de más y mejores caminos. Además, de manera indirecta, la gran cantidad de automóviles y camiones era también la llave para poder construir esos caminos, con la parte del impuesto al combustible destinada a Vialidad Nacional. Solo con la recaudación impositiva de un año (unos 50 mil millones de pesos), se podrían haber construido casi 2 mil kilómetros de autopistas por año. La misma cantidad que se hicieron en 12 años.

Según un primer informe del macrismo, con relevamientos de Vialidad Nacional y el Ministerio de Transporte, el 40% de las rutas del país está en pésimo estado pese a que en los últimos 10 años el presupuesto anual de Vialidad se incrementó en más de 10 veces. Luego de 12 años, la cantidad de rutas con problemas de seguridad y colapsadas de tránsito creció de 1.000 km a 3.400 km. 

En junio del año pasado, un estudio de la consultora Abeceb estimó que la red vial solo había crecido un 6%, mientras que la cantidad de autos y camiones en circulación casi se había duplicado. “La Argentina tiene pendiente inversiones por 82.600 millones de pesos para la construcción y ampliación de 10.000 km de redes troncales que se deberá ejecutar en los próximos seis años”, destacó el informe. 

A nivel nacional, las obras más importantes que se concretaron desde el 2003 son la autopista Rosario-Córdoba (316 km) y los 506 kilómetros de la Ruta Nacional 14, hasta no hace mucho tiempo conocida como la ruta de la muerte. Esa ruta simboliza también la importancia de las autovías para prevenir los accidentes. La 14 tenía un índice de 5,82 (muertes cada 100 millones de vehículos-kilómetro), y ese índice bajó a 2,2 una vez que se inauguró la autovía. También fueron importantes las obras en la ruta 40, con más de mil kilómetros de nuevos caminos.

Pero los especialistas coinciden en que el saldo es negativo. “Las rutas están en pésimo estado, estén o no concesionadas”, dice Ricardo Lasca, coordinador del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (CONADU). “Hubo aumentos desmedidos en los peajes, y además ya se pagan en el combustible, por obras que después no se hacen. Es un impuesto al tráfico. Además, primero se deberían hacer las obras y después cobrarlas. Pero acá es al revés. Y las obras tampoco se hacen”, reclama Lasca. A principios de marzo, el Gobierno autorizó subas de hasta 275% en los peajes. Por ejemplo, los de la Ruta 9 costaban 8 pesos y pasaron a 30.  Esos aumentos no se usarán para construir nuevos caminos. El Gobierno argumentó que serán para “reparar las distorsiones creadas por el gobierno anterior”. 

Fuente: Diario Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>